domingo, 10 de septiembre de 2017

Dioniso, retoño de las ninfas


Potamides Ninfas Náyades de Henrietta Rae 1909

Las Ninfas son entidades intermediarias. La mitología las presenta como jóvenes encantadoras y alegres que habitan en grutas abiertas en la roca, en parajes húmedos y frondosos, en bosques umbríos, junto a lagos y manantiales, en los cauces de los ríos y en todas las fuentes muchas de ellas de aguas termales y medicinales. Amables y risueñas aparecen para deleitar a todo aquel que se acerca a ellas. Aman a los niños a los que amamantan con leche y miel. Son amigas de los viajeros y de todo aquel que tiene deseos de aventura y de conocimiento. Les atraen los espíritus jóvenes, nobles y valerosos. 

Aparecen y desaparecen en los prados, entre las flores. Son divertidas, despiden frescor y se parecen a la brisa. Retozan con Pan, el hijo precioso de Hermes, en las altas montañas y hacen feliz la infancia de Dionisos-Baco. Son hijas de Atlas, vírgenes que atraen por la belleza de su alma a los dioses, como es el caso de Maya, amada por Zeus para ser madre de Hermes-Mercurio, a quien ésta dio a luz justamente en una de esas cuevas. O María, la madre de Jesús quien toma todos los atributos de estas vírgenes.

La tradición popular las ha convertido en hadas, y así las conocemos protagonizando actos mágicos en los cuentos y leyendas más difundidos, donde son nodrizas de princesas, a las que siempre están protegiendo cuando no enredando los hilos de sus destinos. También las vemos reflejadas en santas y heroínas como Santa Margarita o la filósofa Santa Catalina de Alejandría, entre otras muchas vírgenes.

Estas entidades, compañeras y ayudantes de Hermes presiden tanto el nacimiento como la disolución, siendo un vaso comunicante con Zeus, quien en ocasiones transmite los decretos a través de ellas, a los hombres. El juego, la maña y la magia simpática son los medios por los que se manifiestan estas energías naturales. Lo que ratifica la máxima hermética que dice que

"la magia es natural porque la naturaleza es mágica."

Fragmento de una pintura mural donde aparece un dios río enmarcado por dos ninfas. Pompeya Casa de las Vestales


Cuenta la tradición que las ninfas son magníficas tejedoras y que, como materia para llevar a cabo sus labores en el telar, emplean rayos de oro. Homero en la Odisea, nos hace una descripción pormenorizada del lugar donde tienen su vivienda. Dice el poeta que hay en Itaca un puerto situado entre promontorios rocosos y abruptos gracias a los cuales los barcos que arriban allí se encuentran resguardados del fuerte oleaje que mueven los vientos. En el fondo de ese puerto y junto a un olivo se halla una gruta sombría y agradable que es el lugar donde residen las ninfas, en este caso el poeta se refiere a ellas como Náyades, lo que significa que las que allí tienen su recinto y dominio son las ninfas del agua. El interior de la gruta es de cráteras y ánforas y todo tipo de vasijas hechas de roca en las que suelen venir a libar las abejas el néctar, símbolo del alimento que los dioses tienen destinado para dárselo a los mortales y convertirlos en dioses, es decir en inmortales, por lo que esta ambrosía no puede más que ser identificada con la Enseñanza iniciática, verdadero alimento espiritual. Anforas o copas que son para el agua y el vino lo que el corazón del hombre es para esta Enseñanza.

Lo mismo dice el pitagórico Porfirio al señalar que la miel que las abejas fabrican en las cráteras y en las ánforas son un símbolo de las fuentes y por tanto de las ninfas acuáticas y de la pureza de las aguas que éstas presiden, del mismo modo que en Mitra la crátera se ha instituido en lugar de la fuente, es así que
"Fuentes y manantiales están estrechamente relacionados con las ninfas acuáticas y más aún todavía con las almas-ninfas, a las que con propiedad los antiguos llamaban abejas del placer. Por ello, Sófocles con toda justeza dijo sobre las almas: un enjambre de muertos zumba y marcha a lo alto. Y a las sacerdotisas de Deméter, como miembros iniciáticos de la diosa ctónica, los antiguos las llamaban abejas, y a la propia Coré la llamaron meliflua y a la luna por ser protectora de la procreación la llamaban la abeja, y, entre otras razones, porque la luna es el Toro y el Toro es la exaltación de la luna."42

"Hylas y las Ninfas" de John William Waterhouse 1896


Homero, además, nos cuenta que en el interior de la gruta, lugar donde estas ninfas viven y laboran, hay unos largos telares, también de piedra, en los que estas tejen de púrpura y brillos marinos sus mantos que son de una belleza visual inusitada. Allí, lugar de luces y sombras, corren las aguas perennes. Hay en la gruta dos entradas una en el norte que es la puerta por la que descienden a la manifestación los hombres y otra al sur, salida por la que se asciende y que le está reservada a los dioses.

Porfirio, comentando esta parte de la descripción que Homero hace de la gruta de las ninfas, dice que la banda zodiacal sitúa la puerta norte en Cáncer, signo lunar, donde está señalado el solsticio de verano, un paso que propicia el descenso a la generación individual humana, y la otra al sur, en Capricornio, en el solsticio de invierno, acceso reservado a los dioses por donde se produce la salida del Cosmos y la liberación de los seres.43

"Náyade" de John William Waterhouse 

Como es de advertir la descripción que hace Homero de esta gruta, en cuyos alrededores también había una fuente con cuatro chorros que despedían el agua en las cuatro direcciones, no es un invento literario del poeta, sino que éste está describiendo un lugar mítico, arquetipo de todos los templos, no sólo del cristiano o de la logia masónica, sino que se trata aquí de un símbolo universal. Y aunque a nosotros nos llegara la idea del templo-gruta como modelo y matriz del cosmos por medio de los poetas tradicionales y más tarde por los pitagóricos, en verdad esta idea no tiene origen, y lo mismo la encontramos en tradiciones completamente distintas, lo que demuestra que se trata de una enseñanza ligada a la Tradición Primordial y trasmitida ininterrumpidamente hasta nuestros días por una larga cadena de testificación en la que se ha reconocido la energía del mediador Hermes, símbolo de ese ligamen, y en efecto, se halla en esta imagen homérica de la gruta o antro de las ninfas la descripción de un símbolo cósmico y universal y el antecedente del templo-caverna. En realidad estas grutas, anteriores a que se proyectaran los templos, fueron consagradas en distintos lugares y en todas partes donde se reconocía a Mitra, aunque las deidades que lo representaran fueran Pan, Dionisos, Deméter u otros.

La Consulta del Oráculo de John William Waterhous. Tate Britain

Las ninfas como diosas intermediarias representan, en el simbolismo cabalístico, el mundo de Yetsirah. La entrada de su gruta, como puerta de los hombres está en Yesod, la luna, y la de los dioses, en Kether, que asimismo corresponde a la estrella polar en el simbolismo astronómico. En este sentido, ubicadas en el plano intermedio representan una energía que de no ser bien dirigida puede llegar a ser un impedimento para el proceso de conocimiento. Pues no olvidemos que son diosas que frecuentemente se enamoran de los hombres, y es por eso que a veces suponen un freno o una distracción en el camino, ya que son los tramos engañosos llenos de fantasías, a veces son también aquellos periodos que los textos del Programa Agartha describen como de "calma chicha" y de momentos en los que los navegantes de la búsqueda y la aventura del Conocimiento experimentan como que no pasa nada. La inmovilidad se convierte entonces en pura fantasmagoría y desesperanza. Esta nada, por supuesto, no es el En Sof de la Cábala, sino un reflejo invertido donde todo se nos presenta como en vía muerta, una puerta cerrada o una nadería.

"No hay cosa más dura que estar estancado sin recibir el soplo o el viento del Espíritu, o de los espíritus, al menos";

aquí, dicen esos textos, es donde es necesario redoblar las energías y reiterar el rito. De este estado por el que pasa el alma de aquel que está viviendo el proceso de la iniciación es un ejemplo el episodio de la Odisea donde se relata la detención de Ulises durante su viaje de regreso a Itaca, donde está su casa, en la que le espera su fiel y astuta esposa Penélope, quien supo, durante los largos años de ausencia del héroe, defender la hacienda y detener el tiempo mediante el arte de tejer y destejer.
Penélope escribiendo una carta a Ulises, imagen de un manuscrito de las Heroidas de Ovidio


Ulises, retenido en una isla por el amor de la ninfa Calipso, demora su retorno al hogar, al hallar junto a la diosa la paz y el sosiego que le habían faltado en sus nueve años de peregrinaje y duro exilio mientras duró la guerra de Troya. En su gruta la ninfa de voz melodiosa cantaba y tejía y los días pasaban para el héroe en la calma del bosque. Sin embargo, un dios poderoso y atronador como Zeus-Júpiter oyendo los lamentos silenciosos del valiente guerrero de nuevo manda a Hermes para que llevara su decreto a la ninfa Calipso de ayudar a partir al héroe hacia Itaca. Esta, a pesar suyo, obedece al emisario y llevando a Ulises a un lugar donde crecían abetos y chopos, le entrega un hacha de bronce para que con ella pueda talar los árboles con los que construirse una nave, cosa bastante fácil para Ulises que era un maestro carpintero (pues recordemos que son los secretos del oficio que aplicó a la construcción y al montaje de su cama los que sirvieron al héroe como prueba de reconocimiento ante su esposa Penélope, dado que el cambio físico experimentado por Ulises durante tanto tiempo fuera de casa lo hacían irreconocible); es así que una vez hubo reglado a cuerda los troncos cortados, construyó con ellos una balsa y Calipso, indicándole el camino celeste a seguir, con la Polar siempre vista a su izquierda, le manda una brisa de popa.

Estas ninfas son una experiencia del alma vivida sólo por aquel que está haciendo el camino de su realización espiritual y que pretende el regreso a su casa celeste. El agua las representa, tanto la de los lagos como las de las fuentes dulces y medicinales así como las aguas saladas e impetuosas. Asimismo las selvas frondosas y los bosques umbríos, sirven para describir la sensación que se vive en el encuentro con las ninfas y también otras deidades. Se trata aquí de describir el viaje iniciático, tal cual Dante lo hiciera en su obra hermética la Divina Comedia, que como en la historia de Deméter, Dionisos y Orfeo (quien también bajó al mundo subterráneo en busca de Eurídice, su esposa muerta), incluye un descenso a los infiernos, un periodo de purgatorio y finalmente la ascensión al Cielo, siendo ésta la descripción simbólica con la que tradicionalmente se ha descrito el viaje iniciático.

A pesar de vivir en oquedades, los hilos con los que elaboran sus tejidos son siempre luminosos, se trata de los rayos que entran por las dos puertas de su gruta, siendo con esos hilos con los que llevan a cabo su divina confección.

Nota final
Nuestro trabajo se ha centrado especialmente en destacar algunos aspectos de los antiguos misterios de Deméter y Dionisos, ambos insertos en la civilización greco-latina que, a través de la Edad Media, y sobre todo del Renacimiento, continuó hasta adentrarse en los tiempos modernos. Es obvio que estos misterios muestran determinados aspectos esenciales del Cristianismo, siendo el propio Jesucristo quien se convierte simbólicamente no sólo en receptáculo sino en adaptador de aquellos mediante los misterios del Pan y del Vino, Carne y Sangre de la doctrina metafísica y universal, por él mismo nuevamente revitalizada.

Asimismo, la Masonería, heredera también de los misterios ancestrales, conserva y transmite estos conocimientos en la actualidad, haciendo posible su efectividad a través de los símbolos, ritos y mitos de los diferentes grados iniciáticos.

En especial podríamos hacer referencia a la instrucción del tercer grado donde se dice que

"la tumba de Hiram encierra todas las tradiciones perdidas"

y que

"Hiram resucitará".

Asimismo que la

"iniciación será preservada y su perennidad simbolizada por la Rama de Acacia que reverdece encima de su tumba".

También podríamos aludir al ritual que se desarrolla durante la Tenida fúnebre, mediante la cual los masones rinden culto a sus ancestros. Se trata de una Tenida a la que son invitados a participar personas que no pertenecen a la Orden pero que por lo general tienen lazos familiares o de amistad con los fallecidos, pasados "al Oriente Eterno". Es el acto un arcano que tiene que ver con el misterio de la espiga siempre viva y el reverdecer de la cepa. Se trata de aquel momento del ritual masónico en que la cadena de unión aparece rota, pues le falta uno de sus eslabones. Sin embargo, un joven aprendiz, el más tierno brote de la Logia, viene con su savia nueva a revitalizar la cadena haciendo que la Logia toda reverdezca de nuevo. Es en ese momento cuando el Venerable Maestro, hierofante de la ceremonia, pronuncia las palabras mágicas que contienen la revelación del misterio:

"Nada muere", "Todo está vivo".

Las mismas palabras que adquieren su más profundo significado en el rito de exaltación al tercer grado, ritual donde la acacia, siempre viva, es la señal que lleva a descubrir la tumba del antepasado mítico Hiram, vuelto a la vida con cada nuevo Maestro. Siendo de ese modo como, vivos o muertos, los Maestros Masones no abandonan nunca su trabajo con el que pretenden provocar una ruptura de nivel que les permita a ellos y a su través al resto de la humanidad comunicarse con otros mundos, espacios mucho más verdaderos, siendo este el auténtico Arte Real o enseñanza del Hermetismo Masónico.

Otro de los antiguos ritos en honor a la diosa Deméter y a la joven Perséfone que sigue siendo reiterado en el seno de la Masonería por tratarse de un símbolo cósmico, es el referido a los dos solsticios, fiestas rituales que también incluyen a los dos San Juan: el Evangelista y el Bautista, con las que se perpetúan las tradiciones de los colegios romanos que rendían culto a Jano, el dios de las dos caras, una para mirar el pasado y otra al futuro. Durante ese ritual se dice:

"Ahora, llevamos el testimonio de la enseñanza trasmitida por nuestros antiguos. La vida es cíclica y todo aquello que la anima crece y mengua. Y el hombre no es prisionero eterno ni de la tiniebla; hay dos puertas: la puerta de los hombres y la puerta de los dioses."44

En el solsticio de Verano los masones cruzan ritualmente la puerta de los hombres, asistiendo a la plenitud vital del Sol en su cenit, instante en el que desciende hacía el solsticio de Invierno donde se encuentra la puerta de los dioses que conduce a la Luz verdadera.

"Nosotros [los masones] proclamamos que el hombre –microcosmos–, de una estructura como la del Universo –macrocosmos– es como el ritmo de las estaciones: Nace, crece, envejece y muere; pero, ¿no es morir renacer hacia otra forma de vida?"

En este ritual del fuego y de la luz, los masones llevan varios presentes. Uno es la espiga de trigo de la que se dice simboliza el don de la vida, cuyo grano debe morir bajo tierra para garantizar su renacimiento múltiple. Y una vez convertido en pan sea el símbolo del alimento material, de la fecundidad y de los misterios de la vida que permiten descubrir la armonía entre la vida humana y la vegetal.

Otro de los presentes entregado a la luz de la hoguera es el racimo de uvas, porque, como dicen estos rituales,

"gracias a la acción de la luz, las uvas nos traen la esperanza de una lenta transformación interior. Es en la transmutación del agua interior por la fuerza de la luz que el fruto de la viña madurará".

Sin embargo no se completa con ello el ciclo de la uva, sino que

"antes será necesario la vendimia para extraer del fruto toda su esencia. Entonces por la acción de la fermentación, el néctar se transformará en lo que los sabios llamaron Bebida de los Dioses" (…) "esto es el vino que en su interior consigue la síntesis de los contrarios: el agua y el fuego".

La conclusión a todo esto es que de la uva surge, después de una alquimia sutil, un brebaje sagrado que simbólicamente se convierte en verdadero alimento espiritual, principio del Conocimiento y de la inmortalidad. Es el testimonio de la indispensable actividad del espíritu sobre la materia, de la luz sobre la oscuridad. La uva confirma a la Luz como la única auténtica y enseñanza de vida.

*
*    *

En este seguir los pasos de la diosa caminando por los surcos que ella y su séquito de dioses e iniciados nos han dejado señalado en las estrellas y en sus escritos, la estela nos ha llevado a penetrar, aunque sólo sea en parte, sus misterios. Así ponemos punto final a este trabajo con el que contribuimos a destacar el aspecto femenino del Cosmos. Mª Ángeles Díaz. "En pos de Deméter"

NOTAS

42Porfirio. La Gruta de las Ninfas.
43Ver Homero, La Odisea, XIII y Porfirio, La Gruta de las Ninfas. También René Guénon, Símbolos Fundamentales de la Ciencia Sagrada, cap. XXXVI: "El simbolismo del zodíaco entre los pitagóricos." En este capítulo Guénon aclara que aunque los pitagóricos situaran la "puerta de los hombres" al Norte y la "puerta de los dioses" al Sur esto no entra en contradicción con los datos proporcionados por la tradición hindú, y por otras muchas tradiciones, que sitúan la "puerta de los hombres" al Sur y la "puerta de los dioses" al Norte. Depende de cómo se encaren las situaciones respectivas de estas dos puertas: en relación con el orden terrestre o con el celeste. En efecto, "la puerta solsticial de invierno, o el signo de Capricornio, corresponde al Norte en el año, pero al Sur en cuanto al curso del sol en el cielo; análogamente, la puerta solsticial de verano, o el signo de Cáncer, corresponde al Sur en el año, y al Norte en cuanto al curso del Sol".
44Ritual del Solsticio de San Juan de Verano. Ceremonia del Fuego. Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario