martes, 9 de enero de 2018

ACERCA DEL TEATRO DE LA MEMORIA DE FEDERICO GONZÁLEZ FRÍAS

«El actor es por momentos equiparado a un mago e inclusive en otros a un teúrgo.Y todo esto casi sin que el propio actor se entere de que esto está siendo así, trabajando no para un supuesto espectador sino fundamentalmente para sí mismo.»

(Federico González Frías, Tres Teatro Tres).

viernes, 22 de diciembre de 2017

TROVADORAS, JUGLARESAS, CANTADERAS. Mujeres en la Tradición de las Artes Escénicas




Introducción

Mimas, trovadoras, juglaresas, cantaderas, trobairitzs o soldaderas -esto último porque hicieron de la interpretación un oficio por el que recibían un sueldo- eran los nombres con los que se conocía a las mujeres cantautoras, actrices y dramaturgas, las cuales desarrollaron su talento, desde la época grecorromana y durante el medioevo, a través de las artes escénicas y el espectáculo. Son mujeres escritoras, intelectuales, viajeras, que desde que irrumpieron en el teatro lo engrandecieron siendo la avanzadilla de lo que ha llegado a ser la mujer moderna en Occidente, completamente independiente.

Estas trovadoras eran mujeres muy cultas que alcanzaron un gran prestigio con sus composiciones musicales y artísticas,  lo cual les facilitó rodearse de un público de lo más destacado al que dirigirse. Las composiciones musicales de estas cantautoras transmitían valores, mitos y leyendas de una historia ancestral y compartida, al tiempo que enunciaban todas aquellas verdades más sublimes que sólo pueden ser dichas a través del teatro y del espectáculo, entendido éste en el mismo sentido que lo hace Federico González Frías, como


“Montaje que se efectúa para un público externo o interno. El espectáculo es también uno de los motores del teatro y su amplia simbólica. Las representaciones se hacen generalmente en las fiestas que tienen un aspecto relacionado con impulsos celestes (procesiones) o de tipo ctónico (carnaval, orgías, cenas).” Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos. (Espectáculo). El teatro, la dramatización, la danza y el espectáculo en general donde todo esté al fin coordinado, fue para estas mujeres aguerridas una tribuna donde decir, o denunciar públicamente, ciertas cosas que no dirían de otra manera.

A enseñar, llevar alegría al entorno y amenizar la vida han estado destinadas, desde tiempo inmemorial, una corriente femenina (no feminista) seguidoras de las Musas, pues han utilizado siempre sus mismas artes, se trata de un pensamiento muy vinculado a las iniciaciones femeninas y a su relación de compañeras de Afrodita, a la que el padre Zeus creó para ser reina de la alegría y del goce, mientras su hermano Marte se ocupaba de los campos de batalla. 


Recordemos la escuela Iniciática de Safo, primera escuela femenina de la Historia, anterior a la propia academia de Platón. Textos antiguos nos cuentan que Safo misma, y su coro de alumnas, cantaba sus composiciones en los banquetes de boda de estas jóvenes, como si se tratara del último grado de su iniciación al matrimonio y en honor de Amor. Las letras de sus composiciones estimulaban a la pareja enamorada a darse cuenta de la trascendencia de esa energía poderosa que es el Amor y a saber cultivarlo, cultivándose ellos mismos.


De algunas de estas mujeres relacionadas con el teatro culto y a veces también popular haremos un breve retrato. 


Por ejemplo de Teodora, Emperatriz de Bizancio, Mima reina de los escenarios;  de Leonor de Aquitania, la reina Trovadora; de Beatriz, la Condesa de Dia, trobairitz de la Provenza. También tendremos que referirnos a Na Carenza, a Alais e Iselda, o  a María Pérez Balteira, compositora de cantigas, juglaresa y amiga de Alfonso X el Sabio; a la Emperatriz Berenguela y su ejército de cantoras; a la Condesa de Champagne y sus lais, y por supuesto destacaremos su papel fundamental en la difusión de las leyendas artúricas; también hablaremos de las cantaderas cristianas, judías y musulmanas, y por supuesto de Roswitha, la gran dramaturga alemana.


En realidad hemos escogido a las más celebradas por la Historia, que no en vano es una musa, nada menos que la ciencia patrocinada por Clío, la primera de las nueve musas nombradas por Hesíodo, que es quien nos facilita sus nombres y significados. 


Sin embargo con este plantel de damas queremos poner de manifiesto que las mujeres han sido fundamentales para el teatro y las artes escénicas en general desde que se incorporaron a él en Grecia, manteniendo vivo su espíritu, el de un espectáculo que, como el del mundo -y el hombre- lo abarca todo. M.A.D.


*Imagen de arriba, actrices en un fresco de Knossos, Creta.


CAPÍTULOS

VII    La Emperatriz Berenguela de Barcelona y su ejército de cantoras
VIII   La Condesa de Champagne y el ciclo artúrico
IX      Cantaderas cristianas, judías y musulmanas 
X        María Pérez Balteira, compositora de cantigas junto a Alfonso X el Sabio



En el palacio de la Merced. Córdoba. Octubre 2017



jueves, 21 de diciembre de 2017

TEODORA, EMPERATRIZ DE BIZANCIO, MIMA Y REINA DE LOS ESCENARIOS


Las primeras mujeres que encontramos ejerciendo el teatro como profesión son las llamadas mimas de la Roma del s. II a.C.  Un género escénico muy valorado en la Magna Grecia y que nada tiene que ver con la pantomima, cuyas representaciones concitaban un gran público. Estas escenificaciones consistían en montajes donde aparecían piezas teatrales, números de danza, música, magia y prestidigitación.



Magnífico escenario en este mosaico de la iglesia de San Vital de Rávena.
En él la Emperatriz Teodora aparece en el centro.

Entre estas mimas se habla de Arbúscala, Dionisa, Citeres  y sobre todo de Teodora, la bella mima que llegó a ser Emperatriz de Roma, mecenas de las artes y defensora de la justicia y la igualdad, especialmente de las mujeres, promulgando, junto a su esposo el emperador Justiniano, un corpus de leyes, Corpus Juris Civiles, donde se reconocían sus derechos.

Teodora había aprendido el arte de la escena desde niña con su madre y su hermana en Siria, donde nació. Con ellas se inició en el circo y según cuentan las crónicas, uno de sus números más celebrados era la danza sobre briosos corceles. Sus representaciones en distintas ciudades llevaban a estas mujeres del espectáculo a estudiar papeles, a viajar y relacionarse con mucha gente acrecentando de ese modo su cultura y hablando varios idiomas, lo cual hace evidente la cualidad educadora que posee el teatro para el actor. En realidad el genero del mimo consiste en una forma de enseñar al público de manera grácil, lo que de otro modo no entenderían.

Merecedora del título de "Reina de los escenario"por su forma de actuar, que según recogen los testimonios era la de una mima bella y provocativa, creadora de números eróticos de gran fuerza sexual, lo cual contrasta con su seria vinculación en Alejandría con un grupo cristiano que se halla en el origen de la Iglesia ortodoxa, una Iglesia que tiene a Teodora entre sus santas. Todo ello no es más que la descripción de su fuerte personalidad y al mismo tiempo nos ofrece una ventana abierta a esa Edad Media que, como diría Federico González, "se niega a ser vista como una Edad oscura". 

Justiniano, heredero del trono bizantino, se enamoró de la bella e inteligente mima "que sabía de todo y hablaba de todo, haciéndola su esposa. Y esta dama que todo lo había aprendido en los escenarios donde como actriz leyó e interpretó a muchos autores antiguos, a partir de entonces realizó sus actuaciones en la Corte como emperatriz de Bizancio, fomentando las artes como parte fundamental de la educación de las personas. 



Como soberana dio muestras de sus capacidades participando activamente en la política de estado y acometiendo junto al emperador importantes reformas jurídicas que llevaban su sello y que aún hoy sorprenden, pues incluían el derecho al divorcio,  la prohibición del castigo de adulterio que había para las esposas, reconocimiento e igual trato para los hijos naturales que los legítimos, penas para los violadores, derecho al aborto, prohibición a la prostitución forzosa… También se incluyó en ese corpus de leyes el que las mujeres pudieran  heredar y tener a su nombre propiedades y bienes. La creación de escuelas para las jóvenes y los centros de salud femeninos fueron otras de las creaciones de la pareja.


Fruto de ese reinado de Justiniano y Teodora es la realización del escenario más bello que hasta entonces tuvo la cristiandad, me refiero a la catedral de Santa Sofía, así como otras obras arquitectónicas que durante su gobierno embellecieron Constantinopla con puentes, acueductos e iglesias. M.A.D. 


TROVADORAS, JUGLARESAS, CANTADERAS. 

Mujeres en la Tradición de las Artes Escénicas. 

CAPITULOS  

II      Teodora, Emperatriz de Bizancio, Mima y Reina de los Escenarios 

III     Roswita, la gran dramaturga alemana del siglo X

IV     Leonor de Aquitania, Reina de los Trovadores

V       Beatriz, Condesa de Dia y trobairitz de la Provenza

VII     La Emperatriz Berenguela de Barcelona y su Ejército de Cantoras

VIII    La Condesa de Champagne y el ciclo artúrico 
IX       Cantaderas cristianas, judías y musulmanas 
X        María Pérez Balteira, compositora de cantigas junto a Alfonso X el Sabio


Mosaico en Santa Sofía.








lunes, 18 de diciembre de 2017

DIÁLOGO ENTRE TRES TROBAIRITZS: NA CARENZA, NA ALAIS y NA ISELDA

De entre las composiciones de las trobairitzs queremos rescatar una pieza muy sugerente pues nos parece que aclara más que cualquier otra cançó lo que queremos decir. En la pieza participan tres mujeres: Na Carenza, una mujer madura, sabia y bella, que es la maestra y dos jóvenes estudiantes hermanas, Alais e Iselda, que le piden consejo a la mayor.

Enseguida se comprueba que se trata de un documento bien interesante relacionado con el código de honor de aquellas damas trovadoras, iniciadas en los misterios de la lengua de Oc, o sea en el lenguaje secreto que se utilizaba en las Cortes de Amor medievales, donde Leonor de Aquitania y su hija Marie, condesa de Champagne, fueron las reinas indiscutibles.

Diálogo entre tres trobairitzs es una composición cantada definida como un tenso, donde todo está medido como en un juego donde reina la armonía del número y la proporción.
“'Lenguaje de los pájaros', que podemos llamar también “lengua angélica”, y cuya imagen en el mundo humano es el lenguaje ritmado, pues sobre la “ciencia del ritmo” que comporta por lo demás múltiples aplicaciones, se basan en definitiva todos los medios que pueden utilizarse para entrar en comunicación con los estados superiores” (René Guénon. "El Lenguaje de los Pájaros".)

De ahí que al lenguaje trovadoresco, iniciado por Guillermo IX de Aquitania, primer trovador de la historia, y consolidado por su nieta Leonor de Aquitania y la hija de esta Marie, fuera identificado con ese lenguaje, y por eso que en diversos poemas y narraciones, la Corte de Amor misma está descrita como compuesta de pájaros que toman la palabra uno tras otro, como también nos decía Guénon. 

Diálogo entre estas tres trobairitzs es una composición cantada entre dos mujeres, aunque son tres las que aparecen en escena.  

Codex Manesse 1305-1340 

Alais está junto a su hermana Iselda, ambas se dirigen a la mayor, a Na Carenza, aunque es Alais la que canta las cuidas de ambas pidiéndole consejo a la maestra.

¿Qué hacer como mujer cuando lo que más deseas es conocer? ¿Cómo conservar virgen ese espíritu? ¿Habrá que renunciar para ello al matrimonio?

La respuesta de Na Carenza a las jóvenes deja claro que no se dirige a dos simples muchachas casaderas,  sino a mujeres instruidas y talentosas que pueden seguir creciendo intelectualmente si son capaces de aplicarse a fortalecer sus propios talentos,  y es por ello que en su canto, que sigue a una tornada de Alais, otra expresión propia del código simbólico de las composiciones. La maestra responda lo siguiente:
Na Alais: Señora Carenza, tomar marido me place, pero hacer niños creo que es una gran penitencia.
 Na Carenza: Señora Alais, Señora Iselda. Sé que tenéis educación, mérito, belleza, juventud, cortesía y valor más que cualquier otra dama instruida; por ello os aconsejo para hacer buena simiente tomar por marido a Coronado de Ciencia, de quien tendréis el fruto de hijos gloriosos; quien lo desposa, permanece virgen.

Es evidente que en el simbolismo de la lengua de Oc, Na Carenza les está aconsejando tomar el camino del estudio y lograr ser coronadas por las Artes y las Ciencias,  ya que será con “ese marido” con el que conseguirán engendrar vástagos gloriosos, los frutos de su propia realización lo cual, además,  repercutirá en el mundo de forma favorable, siendo esa la magia teúrgica del verdadero teatro del mundo, en el que uno puede ejercer de actor o de simple marioneta.M.A.D.





TROVADORAS, JUGLARESAS, CANTADERAS. 

Mujeres en la Tradición de las Artes Escénicas. 

CAPITULOS  

II      Teodora, Emperatriz de Bizancio y Mima 

III     Roswita, la gran dramaturga

IV     Leonor de Aquitania, Reina Trovadora

V       Beatriz, Condesa de Dia y trobairitz de la Provenza

VII     La Emperatriz Berenguela de Barcelona y su ejército de cantoras

VIII    La Condesa de Champagne y el ciclo artúrico
IX       Cantaderas cristianas, judías y musulmanas. 
X        María Pérez Balteira, compositora de cantigas junto a Alfonso X el Sabio







[1] Por su métrica las composiciones trovadorescas han sido divididas en "canço, tensó y tornada" 

domingo, 17 de diciembre de 2017

MARÍA PÉREZ BALTEIRA, JUGLARESA Y AMIGA DE ALFONSO X EL SABIO


Miniatura en las cantiga de Alfonso X el Sabio

María Pérez Balteira era de Betanzos (Galicia). Pertenecía a la nobleza gallega y se la conocía por ser la juglaresa preferida del rey Fernando III el Santo y de su hijo Alfonso X el Sabio, quien le dedicó algunos poemas. A decir de todos los cronistas que hemos consultado, fue la cantora, juglaresa y “soldadeira” medieval más famosa y cotizada, y la más solicitada en todos los ambientes cultos y literarios donde se la admiraba por su forma de interpretar sus composiciones, entre ellas cantigas y canciones sensuales.

Esta poetisa nos abre la puerta a un movimiento de damas españolas que vivieron de la interpretación y de la escena. Mujeres que tocaban varios instrumentos y que cantaban, con voces acompasadas, las gestas de los héroes y dioses, transmitiendo una mitología e influyendo con sus composiciones en la cultura y el ánimo de las gentes, una forma de instruirlos y también alegrarles la vida, como es propio hacer a toda musa. 

De la influencia que esta cantautora ha tenido en la historia del pensamiento de Occidente baste referir su propia obra literaria y poética, además debemos decir que María Pérez Balteira es protagonista en quince cantigas escritas por diez autores distintos, entre ellos Pedro Amigo de Sevilla, Pedro de Ambroa o como decimos el mismo Alfonso X el Sabio. 

De su periplo vital también podemos destacar los viajes que la llevaron a Tierra Santa como cruzada, alrededor de 1257. 

De su biografía nos ha llamado la atención que fuera a Andalucía como embajadora de Alfonso X, desactivando, con su gestión, el apoyo que el rey granadino recibía de los walíes (caudillos árabes) de Málaga, Guádix y Comares. 

En España, junto a esta ilustre gallega, hubieron otras célebres juglaresas que queremos mencionar, tal vez para seguirles la huella en otro momento. Estas son  Dominga Eanes y Mayor García. M.A.D.


María Pérez Balteira, juglaresa, en un cartel de música antigua
                              



TROVADORAS, JUGLARESAS, CANTADERAS. 

Mujeres en la Tradición de las Artes Escénicas. 

CAPITULOS  

II      Teodora, Emperatriz de Bizancio y Mima 

III     Roswita, la gran dramaturga

IV     Leonor de Aquitania, Reina Trovadora

V       Beatriz, Condesa de Dia y trobairitz de la Provenza

VII     La Emperatriz Berenguela de Barcelona y su ejército de cantoras

VIII    La Condesa de Champagne y el ciclo artúrico
IX       Cantaderas cristianas, judías y musulmanas. 
X        María Pérez Balteira, compositora de cantigas junto a Alfonso X el Sabio


sábado, 9 de diciembre de 2017

'HEROIDAS' DE OVIDIO. Episodios Míticos del Ciclo Heroico

Mª Ángeles Díaz

“HEROIDAS” DE OVIDIO
Episodios Míticos del Ciclo Heroico


Introducción 
Penélope a Ulises (Heroida I)
Filis a Demofonte (Heroida II)
Briseida a Aquiles (Heroida III)
Fedra a Hipólito (Heroida IV)
Enone a Paris (Heroida V)
Hipsípila a Jasón (Heroida VI)
Dido a Eneas (Heroida VII)
Hermíone a Orestes (Heroida VIII)
Deyanira a Hércules (Heroida IX)
Ariadna a Teseo (Heroida X)
Cánace a Macareo (Heroida XI)
Medea a Jasón (Heroida XII)
Laodamia a Protesilao (Heroida XIII)
Hipermestra a Linceo (Heroida XIV)
Safo a Alceo (Heroida XV)
Paris a Helena (Heroida XVI)
Helena a Paris (Heroida XVII)
Leandro a Hero (Heroida XVIII)
Hero a Leandro. (Heoida XIX)
Aconcio a Cipide. (Heroida XX)
Cipide a Aconcio (Heroida XXI)

Todos los capítulos irán apareciendo en esta página


jueves, 16 de noviembre de 2017

Los Nubios, la dinastía de Faraones Negros que salvaron a Egipto de su desaparición

Reyes Nubios conocidos como “Faraones Negros” 


Situada al sur de Egipto y norte de Sudán, Nubia fue una región de Egipto asentada a lo largo del cauce del Nilo, concretamente entre la primera catarata y la confluencia del Nilo Blanco y el Nilo Azul, en la actual Jartum, Sudán. Se trata de un pueblo que en la antigüedad constituyó incluso un reino independiente, el reino de Kush.

Efectivamente, los Nubios son un enigmático pueblo de raza negra, etíope, y ojos azules. A Federico González, con el que hablamos en varias ocasiones de este pueblo, los Nubios fue la cultura egipcia que más le interesó, destacándonos especialmente la colección de piezas que se encuentran en el Museo de Bellas Artes de Boston.

De un folleto del mismo extraemos unas cuantas notas:

“A principios del siglo XV a.C. la región de Nubia, rica en recursos minerales con especial abundancia de oro, es conquistada por Tutmosis I  (…) No imaginaba el faraón que siglos más tarde ese pueblo acabaría gobernando  el propio Egipto, pues los reyes kushitas, convertidos en faraones en la XXV Dinastía, serían la salvaguarda de su civilización y su antiquísima cultura.
En el s.VIII a.C el Alto Egipto de los faraones se encontraba en una etapa de colapso. Una serie de luchas entre jefes locales acaban destruyendo la asombrosa civilización que otrora construyera las grandes pirámides.
Fue en esa época de desmembramiento cuando los antiguos Nubios se hacen con el gobierno, recuperando la antigua tradición milenaria y creando la denominada Dinastía de los Faraones Negros que gobernaron Egipto durante siete décadas". M.A.D. 

 País Nubio en la actualidad. Como vemos en algunas fachadas de sus casas conservan todavía la memoria de su pasado faraónico. (Foto: National Geographic).

sábado, 21 de octubre de 2017

Cantos de Experiencia





La austeridad y el lujo del palacio Angelikis se mezclan de una manera impresionante. La amplitud de sus espacios, el sonido de la propia voz en ellos, la luz, el mobiliario, sus jardines... todo invita y estimula mi pensamiento y sólo tengo ganas de conversar con mis amigos de la Cadena Áurea, es decir con aquellos que hacen vibrar mi alma cuando me hablan de Verdad, Belleza, Verbo, Armonía, Inteligencia...


"He estado con Platón esta mañana. Me lo he encontrado mientras iba ensimismado por el parque central. Hablamos de Orfeo y que no hay magia más espectacular que la vida misma. 

La vida es mágica, le dije con mirada de importante y tono de entendido tratando de iniciar una conversación con un autor que jamás aparece en su obra. Al recordar estos hechos he llegado a la conclusión de que sólo alterno con gente destacada. Soy amigo de profetas y de inspirados, compañero de filósofos y sabios, todas personas muy distinguidas. Me parece muy buen programa estos diálogos con Platón. Estos intercambios con Proclo, con Dionisio Areopagita, con mi maestro, conmigo mismo". Federico González Frías de su obra teatral: En el Útero del Cosmos. M.A.D.

domingo, 24 de septiembre de 2017

APOLO ENTRE LA MÚSICA Y LA POESÍA



Apolo entre la Música y la Poesía (1860-1869) París

"El verdadero iniciado aprende que el esplendor de la belleza, la bondad y la verdad es sólo el más importante lugar para ser jalados hacia el Silencio, la Oscuridad y el Misterio, es decir hacia el No-Ser.


Apolo es tan hermoso y radiante que no sorprende que se lo tome por lo final, aunque esto último lo trasciende y está equiparado a la ausencia de atributos por lo cual la lengua debe nombrarlo de modo negativo, o sea, agregando la partícula in, como es el caso de in-finito, y de otros vocablos varios vgr: in-nombrable, etc." 

 

Fuente: http://diccionariodesimbolos.com/apolo-helios.htm#diccionario



sábado, 23 de septiembre de 2017

PINTURA Y CALIGRAFÍA ZEN



El Zen también se trasmite a través del cultivo de las artes. La pintura, la caligrafía, la poesía, la música, la danza, el tiro con arco, la esgrima, los arreglos florales o la ceremonia del té constituyen disciplinas de apoyo a la meditación, con las que el alumno ejercita su cuerpo, su psiqué y su espíritu; son, por tanto, actividades ligadas a la propia realización interior del que las practica, dado que estas artes derivan o tienen su origen en la esencia misma del Zen. "La realización original es una práctica maravillosa", afirma un dicho Zen, mediante la cual se experimenta una evolución hacia el punto de vista universal.

La pintura Zen es una síntesis entre la caligrafía, la música y la poesía. En ella se contrapone por un lado la delicadeza de los trazos y la fragilidad de los materiales (papel de arroz, seda, tinta), y por otro, la firmeza y el buen pulso que debe poseer (o desarrollar) el que lo ejecuta. 
Es la impronta, como el fulgor del rayo, lo que debe reflejar el trazo. Esta técnica le da a la pintura la apariencia de obra inacabada, o mejor dicho, no retocada, pues no es el perfeccionismo de la obra lo que la convierte en imagen de la Belleza de las cosas: su verdad, siendo ese trazo inacabado el símbolo con que se sugiere la idea de infinito. Por analogía, siempre seremos más ese trazo que surge espontáneo y natural que cualquier imagen acuñada que tengamos de nosotros, como ser
fulanito de tal, residente en tal lugar, con ideas políticas éstas o aquellas, empresario triunfador o fracasado social. Todo eso son imágenes que no manifiestan nuestra naturaleza, sino una serie de anécdotas que nos hacen aparecer como el producto de un tiempo y unas circunstancias determinadas, pero que en definitiva no son más que contingencias de nuestro ser, es decir, un equívoco que condiciona nuestra verdadera naturaleza búdica.

Cuando se llega a aprehender el sentido de la pintura Zen, el trazo es decidido y sin titubeos, reflejándose en él la tranquilidad de quien está acometiendo una acción guiada por un instinto superior al del simple virtuosismo, pues se trata de sentirse partícipe de un gesto primigenio que se perpetúa en la intención del trazo. Es decir: unidos a la idea que lo contiene, que es anterior a la manifestación de ese gesto.

Ese trazo inacabado o abierto, es un indicativo de las múltiples posibilidades de desarrollo contenidas potencialmente en un único gesto, como símbolo del Trazo Primigenio y por consiguiente un símbolo de la verdad incognoscible, Principio que está más allá de la propia creación. Ese trazo abierto es una sugerencia sutil, pero nítida, que nos pone en condiciones anímicas e intelectuales de advertir que más allá de todas nuestras percepciones, el misterio se abre ante nosotros como una clara realidad. "La mayor perfección -dice Lao Tse- debe parecer imperfecta, entonces será infinita en su efecto; la mayor abundancia debe parecer vacía, entonces será inagotable en su efecto".

A través de la pintura y la caligrafía, se descubre el Zen. El practicante debe integrarse completamente en la obra, como si ésta constituyera una fase de su propia respiración. En el flujo que une la idea o inspiración artística con la propia obra, se halla el hombre como intermediario creador o intérprete, lo cual da a cualquier creación el sentido verdadero de arte. 

En el arte, tomado como vehículo de Conocimiento del Ser, o del Zen, no tiene cabida el artificio estético, ni ninguna otra clase de falseamiento de la obra ya que ésta es, ante todo, el resultado de la comprensión de las enseñanzas adquiridas por el artista y por consiguiente nunca un objeto separado de él, pues ambos (objeto y sujeto, u obra y artista) forman parte de la misma revelación. Esa es la experiencia vital Zen que no necesita, ni seguramente le convienen, mayores explicaciones.

La Cosmogonía es la obra artística por excelencia, su pálpito, que es la vida, está en todo lo que existe y no tiene fin. Toda esa maquinaria celeste y terrestre está al descubierto y al mismo tiempo hoy nos está velado reconocerla. Se dice que antes de estudiar el punto de vista Zen uno ve las montañas como montañas y las aguas como aguas. Una vez se ha alcanzado mayor conocimiento, se comprueba que ni las montañas son montañas ni las aguas, aguas. Y cuando se llega a la substancia y se siente la sorpresa que es la vida, entonces vuelve a ver las montañas como montañas y las aguas como aguas.

La pintura Zen, efímera y simplista (a veces se pinta también sobre hojas de árbol) es al mismo tiempo muy enérgica en los trazos, lo que le da vida y movimiento, consiguiendo reflejar con la misma intensidad tanto el movimiento (yang) como la más reposada quietud (yin), dado que lo que verdaderamente capta el artista Zen no son las formas, sino la vida que fluye en ellas. Estas dos energías, implícitas en todo, se hallan representadas de manera análoga en la simbología de otras tradiciones, lo que indica que en otro tiempo esto era completamente evidente para todos los hombres. Paradójicamente, hoy, no habiendo cambiado nada de esa realidad, los hombres no somos capaces de advertirlo y son necesarios métodos y disciplinas que nos ayuden a recuperar de nuevo esa perspectiva del mundo. Se dice que "la iluminación (la Verdad) existe, y si nada le sugerimos quizá se nos revele como muy diferente". 

En una de sus pinturas, en la que se ve un mono colgado de la rama de un árbol que cae sobre un estanque donde se ve reflejada la luna, el maestro Hakuin, escribió los siguientes versos:

"El mono trata de alcanzar la luna reflejada en el agua.
No se dará por vencido hasta que la muerte le derrote.
Si fuera capaz de soltar la rama y hundirse en el estanque,
El mundo entero brillaría con claridad deslumbrante".


También se pintan historias donde se captan situaciones vividas por antiguos maestros y que constituyen enseñanzas expresadas en forma de leyenda en imágenes, y algunas suelen ir acompañadas de poemas. En una de estas pinturas se ve a un monje calentándose en una fogata alimentada con la madera de una estatua de Buda. Sobre esta pintura se cuenta la siguiente leyenda: "Tan Hsia, un monje vagabundo, llegó a un templo abandonado una noche muy fría de invierno. Soplaba el viento y caía la nieve, Tan Hsia decidió que el mejor servicio que podría prestar a Buda era darle calor, y quemó un Buda de madera que había en el Templo para calentarse". (Notas sobre el Zen. Mª Ángeles Díaz)

domingo, 17 de septiembre de 2017

SAFO, LA CANTORA DE MITILENE


Safo. Fresco procedente de Pompeya. Museo Arqueológico de Nápoles.

Platón dice en el Cratilo y también en el Fedón, en una charla con Fedro no lejos de aquí, junto a las antiguas murallas de Atenas o en las inscripciones recogidas en la Antología Palatina, en todos esos lugares el padre de la Filosofía se refiere a Safo como sabia y gran conocedora de los misterios del Amor, de la Poesía y de la Belleza. No de cualquiera el sabio Sócrates afirmaría:

Dicen unos que nueve son las Musas. Qué negligencia. Que sepan que la décima es Safo, la de Lesbos.

Por todo ello Safo a menudo aparece envuelta en una aureola de irrealidad, como si por haber sido apodada Musa nunca hubiera existido, y su nombre sólo fuera el producto de la imaginación de algunos literatos y pintores.

No obstante su obra, aunque terriblemente fragmentada, se impone para aclararlo. Sus nueve libros de poesía y música, dedicados a cada una de las Musas, son textos reales que efectivamente se editaron en Alejandría. Y aunque con el paso de los años, y la intolerancia de unos y otros, estos volúmenes ardieron en las llamas vergonzosas que arrasaron la biblioteca de esa ciudad, junto con otros valiosos y sabios manuscritos, es tal su poética apasionada, su fuerza conmovedora y el laureado estilo alegre con el que crea su literatura, que sus textos trascendieron a otros libros y a otros autores que los citan en sus obras. Especialmente lo hacen cuando hablan de las Musas y de los misterios del Amor, que sin duda le fueron revelados a Safo por Afrodita, a quien la cantora, considera su aliada.
Uno de esos comentaristas y seguidor de la poesía de Safo es Solón, al que Sócrates señala como uno de los «Siete Sabios de Grecia». De él cuenta Estobeo que durante un banquete oyó recitar a un sobrino suyo un canto de Safo. Dicho poema le produjo tal emoción que solicitó al jovencito que se lo enseñara. Cuando éste le preguntó por qué alguien como él quería aprender aquellos versos Solón le contestó:

Para morir llevándolos aprendidos.


Pero, ¿quién es Safo para haber causado tamaña sensación entre gente tan destacada? ¿De dónde le venía la inspiración? ¿Qué significó su famosa escuela para mujeres sustentada en el arte de las Musas? Y, ¿qué nos puede decir su poesía a nosotros, los modernos ciudadanos de este siglo XXI?


Próxima actualización:

La escuela iniciática de Safo, primera Universidad femenina de la Historia
*
*  *